Conectate con nosotros

Baqueanos

ENCONTRADOS: En LA MIRA

La capital de Catatumbo se destaca por la amabilidad de su gente y la riqueza de sus recursos naturales.

¿Aburrido y con poco capital? Un viaje a Encontrados puede ser la solución a todos sus problemas. En las tierras fértiles del Sur del Lago de Maracaibo se encuentra la capital del Municipio Catatumbo, donde los viajeros pueden disfrutar del contacto con gente bondadosa, amable y de corazón abierto, que espera para guiar a los visitantes, sin esperar a cambio más que una sonrisa de complacencia.


 

A Encontrados se llega, desde Maracaibo, tras un recorrido de cuatro horas por la carretera Machiques-Colón, entre pastizales verdes y sembradíos de palma aceitera, que pueden apreciarse a ambos lados del camino, y que sirven de compañía al visitante que arriba al poblado. Constituido principalmente por calles pequeñas, Encontrados es una especie de cofre de sorpresas, con un verdadero potencial turístico, sobre todo para el citadino, quien encuentra por esos lares un cambio radical a la monotonía de la metrópolis.

Este cálido pueblo cuenta con varias plazas y zonas verdes para conocer y disfrutar; uno de ellos es el monumento al Gran Ferrocarril del Táchira, que niños y adultos visitan para tener la oportunidad de montarse en la locomotora. La Plaza Bolívar, las áreas verdes de la alcaldía y las cominerías del puerto son ideales para descansar, pues cuentan con cómodas bancas y reciben continuos suspiros de brisa.

 

Si busca un plato de comida suculento, preparado con ingredientes criollos, lo más probable es que encuentre recetas como el plátano asado con queso rallado, pescado envuelto en hojas de plátano, mojito de pescado en coco, funche y arroz de maíz.

Un buen momento para ir a Encontrados es en época de sus fiestas patronales (15 y 16 de junio), así como durante el aniversario del municipio cada 27 de noviembre. Cada festividad es particular, con procesiones, muestras de caballos de paso, reinados populares, música en vivo y vendedores ambulantes ofreciendo algo de beber o comer.

 

POR OTROS CAMINOS

Si lo que busca es estar en contacto con la naturaleza, no deje de visitar las haciendas que bordean el pueblo. En la ruta río abajo, a la derecha están las haciendas y a la izquierda “el dique”, un muro de contención que protege las tierras de la fuerza del río Catatumbo y que se levanta como una muralla de tierra y piedras forrada de verdor. Sobre él puede caminar, para ver desde lo alto, cómo se pierden en el horizonte los pastizales.

En el horizonte, la monotonía del verde se rompe drásticamente con matices vibrantes y cítricos de los crotos, capachos y pomarrosas, este último es un espectáculo de color cuando las flores visten los caminos hasta donde se extienden sus ramas. Es normal ver los colibríes y las mariposas de colores revoloteando entre los ramajes colmados de flores.

En las haciendas puedes ver como ordeñan las vacas, puedes ver los caballos galopando de potrero en potrero. Lo mejor una sonrisa de los propios de la zona.

En el puerto de Encontrados se toman las canoas para dar un paseo por el río Catatumbo, cuyas aguas de color marrón son ricas en arena y desecho vegetal. Las orillas permanecen tupidas de árboles de laras, caimitos y ceibos, pastizales amplios, donde se desarrolla una importante biodiversidad.

Río abajo hay magia. Especialmente al caer la tarde, el cielo se vuelve multicolor, el sol dorado toca los marullos y forma un espejo en movimiento, mientras que la brisa fresca roza la piel reconfortando el alma y el cuerpo. Se produce una sensación de calma y tranquilidad donde el problema y preocupación más grande desaparece y lo que buscamos insistentemente en el universo se hace presente: Paz interior.

 

TEXTO Y FOTOS: NORGE BOSCÁN PINEDA @NorgeBP

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Director, Editor y Redactor de FrenteACamara.com.ve Director, Productor, Fotógrafo, Editor de Video y Conductor de Frente A Cámara Tv.

Continue Reading